Victoria Kent y Louise Crane en Nueva York. Un exilio compartido

En 2016 se publicó el libro “Victoria Kent y Louise Crane en Nueva York. Un exilio compartido” (Sílex) en el que la profesora Carmen de la Guardia analiza por primera vez en profundidad la relación intelectual y sentimental entre Kent (Málaga 1898-Nueva York 1987) y la filántropa Louise Crane basándose en documentación privada. Según el libro, Kent y Crane (Nueva York, 1913-1997) fueron compañeras sentimentales desde principios de los años cincuenta hasta su muerte.

La autora analiza, a través de la vidas de dos de las mujeres más interesantes de la generación que comenzó su edad adulta en los años veinte y treinta del siglo XX, el poder de una red de amigas y los enormes logros conseguidos gracias al cariño y apoyo de todas ellas.

Se asoma, además, a las vivencias de estas dos emblemáticas mujeres en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo: Nueva York, la ciudad de origen de  Louise Crane y en el lugar en el que se exilió Victoria Kent terminada la Guerra Civil, después de refugiarse en Francia y en México.

Victoria Kent Travelqueers

Victoria Kent comenzó a romper las barreras de su sexo al estudiar derecho en la Universidad de Madrid y hacerse abogada. Fue la primera mujer en ingresar en el Colegio de Abogados de Madrid en 1924.

Tras proclamarse la Segunda República (1931) se presentó a las elecciones por el Partido Radical Socialista y obtuvo un escaño de diputada, siendo la primera mujer en ocupar un cargo político al asumir la Dirección General de Prisiones (1931), cargo desde el cual introdujo reformas para humanizar el sistema penitenciario. Sería además Vicepresidenta, desde 1926, del Lyceum Club Femenino, recientemente fundado y presidido por María de Maetzu.

Louise Crane, quince años más joven que Victoria era una multimillonaria newyorkina que desarrollaba una intensa labor cultural: fue una de las más importantes colaboradoras del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, manager musical de artistas como Billie Holiday, y amiga y mecenas de poetas como Elizabeth Bishop (de quien fue además pareja sentimental) o Marianne Moore. También se hallaba volcada en un profundo compromiso político, al igual que su madre, que las llevó a colaborar con la CIA en promover acciones culturales con artistas e intelectuales iberoamericanos para contrarrestar la fascinación que el comunismo despertaba entre muchos de ellos.

 Elizabeth Bishop Travelqueers

Elizabeth Bishop, VIctoria Kent y Louise Crane en Key West

 

Ibérica:por la libertad. Travelqueers

Los medios y la proyección de Louise en todos los ámbitos de poder norteamericanos, así como la popularidad que Victoria tenía entre los expatriados españoles, las ayudó a embarcarse en uno de los mayores proyectos intelectuales del exilio: la edición de la revista “Ibérica: por la Libertad” entre 1954 y 1974.

Esta revista pretendió dar voz al exilio moderado y mantener viva la exigencia del fin de la dictadura en España en un momento en el que la Administración estadounidense establecía lazos con el régimen franquista en su estrategia de contención del influjo soviético en Europa.

La correspondencia entre Victoria y Louise con Victoria Ocampo, Gabriela Mistral, Carmen Conde, Rosa Chacel, Marianne Moore, Elizabeth Bishop y tantas otras mujeres, refleja un denso mapa de influencia intelectual que rebasó fronteras.

Recomendamos enormemente este libro que visibiliza las relaciones, no solo entre nuestras dos protagonistas, sino entre un grupo de las mujeres más revolucionarias e influyentes de la primera mitad del siglo XX.

Víctoria Kent y Louis Crane. Travelqueers

Joaquín Soler Serrano entrevista a la política y abogada Victoria Kent

Queremos compartir con vosotras una entrevista hecha a Victoria Kent por Televisión Española, en 1979, en su visita a España junto con Louise, en donde explica uno de los hechos más controvertidos de su carrera política: su oposición al sufragio femenino ante las Cortes españolas en 1931, posición que la enfrentaría a Clara Campoamor, defensora por antonomasia de dicho sufragio.

Campoamor defendía fuere cual fuere el resultado de las urnas, toda mujer debería tener el derecho de votar, pues defendía la igualdad de todos los seres humanos. Kent, por el contrario, opinaba que la mujer española carecía en aquel momento de la suficiente preparación social y política y que, debido a la influencia de la Iglesia, su voto sería conservador y perjudicaría a la República. El debate fue seguido por los medios de comunicación. De hecho, la prensa las apodó irónicamente “La Clara y la Yema”.

Aquí les dejamos el link a la interesantísima entrevista:

Entrevista a Victoria Kent

 

También te puede interesar “Mujeres bajo sospecha”

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *