XXY- la película que visibilizó la intersexualidad

XXY, la película que visibilizó la intersexualidad en el año 2007 es la ópera prima de la argentina Lucía Puenzo, hija del director cinematográfico Luis Puenzo que ganó un Oscar por el film “La Historia Oficial” en 1986.

Basada en un relato de Sergio Bizzio titulado Cinismo, contó con una buena recepción crítica, como demuestran los numerosos galardones obtenidos en festivales internacionales desde su aparición en el Festival de Cannes en 2007, donde recibió el premio de la crítica.

El uso de la denominación de ‘XXY’. es un intento de NO  representar un determinado caso clínico. Es por esto que Mauro Cabral, investigador y activista intersexual argentino, ha señalado por el debate surgido sobre los errores y aparentes incorrecciones a la hora de representar la realidad intersexual del personaje, que se olvidna que la idea prevalente en la película es la de cuestionar nuestro saber.

Ya han pasado 10 años desde su estreno y podemos decir que la película  XXY  ha contribuido a la visibilización social de la intersexualidad y a la difusión del debate sobre el tratamiento médico-quirúrgico de las personas intersexuales.

XXY, la película que visibilizó la intersexualidad

 

En este sentido, la película de Puenzo nos ofrece una aproximación alternativa al sujeto intersexual en la que se cuestionan las normas que rigen los parámetros de inteligibilidad del cuerpo humano. Este nuevo enfoque aparece ya desde la fotografía de portada elegida para comercializar la película. La imagen evoca la representación clásica de este personaje mitológico tal y como aparece en esculturas como el ‘Hermafrodita dormido’ en el museo del Louvre. Si en la figura clásica la desnudez del hermafrodita permite una exposición completa de sus genitales masculinos, la película de Puenzo obstaculiza deliberadamente cualquier exposición directa de éstos.

 

 

‘XXY’ da comienzo con el viaje de un matrimonio y su adolescente hijo a una zona a las afueras de Piriápolis, ciudad de Uruguay. Han sido invitados por una mujer, casada y con una hija (de nombre Alex), con el único propósito de que el marido, cirujano plástico, les aconseje sobre cierta anomalía que sufre su hija, a la cual todo el mundo mira como un raro fenómeno.

Lo que más llama la atención de ‘XXY’ es la sencillez con la que está tratada la historia, sin ningún tipo de pretenciosidad. Esto en cuanto se refiere al personaje central de Alex, el cual y por culpa de su “condición”, no puede relacionarse con todo el mundo como le gustaría, o por lo menos dentro de unos límites de normalidad.

XXY, travelqueers

Una persona, que con 15 años, sus hormonas están en plena ebullición, y sus deseos, en pleno despertar sexual,  se enfrentan a sus emociones, el no saber lo que quiere por momentos, y ante todo la necesidad de ser comprendida, o por lo menos aceptada.

 

La película nos hace pensar en la clara posición dualista de la sociedad, donde se debe ser femenino o masculino, porque si no, se es raro (Queer). Tiene la capacidad de transmitir el dolor de quien no cumple con lo estipulado como supuestamente “normal”, quien sale de los estándares de lo que nos resulta común; así como también la angustia e incertidumbre de quienes la rodean, como por ejemplo sus padres. También nos transmite la discriminación y agresión de una sociedad obstinada en condenar o castrar, de alguna forma, al que es distinto.

XXY, la película que visibilizó la intersexualidad

Se habla de “normalización” cuando se hace una intervención quirúrgica para aproximar a un individuo al sexo que se estima será más propenso, o tal vez al que es más fácil aproximarlo. Sin embargo las personas que han pasado por eso, hablan de castración, hablan de cicatrices imposibles de borrar. Son seres destrozados psicológicamente. Hablan de que sus primeros recuerdos están relacionados con inspecciones médicas, con sentirse como fenómenos, tal vez no tanto por su condición, sino por la discriminación de su entorno, por sentirse siempre observados, inspeccionados por distintos médicos

 

Alex, la protagonista, dice que es las dos cosas (mujer y varón), ¿será así como se siente? Tal vez se siente como una especie de tercer sexo, tal vez no se identifique ni con el femenino, ni con el masculino.

XXY Travelqueers

 

Se para desnuda frente al espejo y llora al ver su cuerpo, ¿pero esto será porque no le gusta o le tiene miedo?, ¿o será porque sabe o piensa que a los demás no les gusta, que la ven como un fenómeno, o incluso como un monstruo? Su padre le dice que la va a cuidar hasta que pueda elegir que quiere, o mejor dicho que quiere ser..Pero como dice Alex “¿y si no hay nada que elegir?

Los actores están todos entregados, sobre todo Inés Efrón que realiza una portentosa creación con un personaje realmente difícil. Su aspecto, además ayuda a la credibilidad del mismo. A su lado Ricardo Darín como su padre, tiene una representación muy lograda.

Aquí les dejamos el link para ver la película completa. Una película que debería ser proyectada en todos los colegios.

 

Si te ha gustado esta película también te va a gustar “Cuando cae la noche”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *